Plataforma Educativa     |     Enlaces     |     Contacto
Ser una institución Cristo-Céntrica, con identidad aliancista y voluntad interdenominacional que forme integralmente a hombres y mujeres, de tal manera, que sirvan con excelencia en la extensión del Reino de Dios hasta lo último de la tierra.
Formar hombres y mujeres para el ministerio: pastores, misioneros, evangelistas, maestros y otros, que colaboren en el cumplimiento de la Gran Comisión.
  • Rector(a): Wilma Bustamante
  • Decano: J. Santiago Garro E.
  • Administrador(a): Verónica Sepúlveda Polanco
  • Coordinador(a) Práctica Ministerial: Lilyan Irene Minte Munzenmayer
  • Secretaria: Patricia Barra Vera
  • Biblioteca: Leyla Gallegos Cea
  • Biblioteca: Celyn Fuentealba
  • Fresia Nancy Antinao Manquel
  • Nivia Edith Neculpan Llancafilo
  • Ruben Caniupan Maldonado

Himno Seminario (Listo estoy - Himno Lema STAT)

Descargar
Nuestra misión es dar a conocer a Jesucristo en nuestro país y en el mundo entero, exaltándolo como SALVADOR, SANTIFICADOR, SANADOR, Y EL REY QUE VIENE, y dar cumplimiento a su Gran Comisión:
" Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. "
Queremos predicar el evangelio de Cristo en nuestro país y en todo el mundo, enseñando a los hombres a guardar su palabra, incorporándolos a congregaciones centradas en ÉL y orientadas al servicio a los demás. Por ello, estamos empeñados en un gran esfuerzo misionero destinado a plantar iglesias cristianas no sólo en Chile, sino también en Bolivia, Rusia, Venezuela, y pronto en Cuba y en todo el mundo.
Estamos, asimismo, convencidos de que la difusión de la doctrina cristiana y la observancia de sus principios integrales, como están establecidos en la Palabra de Dios, la Santa Biblia, es la mejor manera de promover el mejoramiento moral, intelectual y social de nuestros miembros y simpatizantes, de tal manera que cada uno de nosotros represente y testifique con su vida a Cristo, como su único Señor y suficiente Salvador.
La siguiente "Declaración de Fe" fue adoptada por la Conferencia Anual de la Alianza Cristiana y Misionera de Chile, celebrada en Temuco con fecha 6-8 de enero de 1943, y es una expresión en síntesis de nuestras creencias evangélicas.

-Creemos en la inspiración plenaria y verbal de las Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento en sus documentos originales como la Palabra de Dios autentica y genuina; ellas constituyen una revelación completa de su voluntad para la salvación de los hombres y son por lo tanto la única regla divina de la fe y la práctica cristiana (2P 1:19-20, 2 Ti. 3:15-16).
-Creemos que hay un Dios infinitamente perfecto que existe eternamente en tres personas: El Padre, El Hijo y el Espíritu Santo (Dt. 6:4; Mt. 5:48; Mt. 28:19).
-Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. Fue concebido por el Espíritu Santo y nació de la Virgen María. Murió en la cruz un sacrificio en sustitución por los injustos; y todos los que creen en El son justificados a base de su sangre derramada. Resucitó de entre los muertos conforme a las Escrituras; está a la diestra de la majestad en las alturas como nuestro gran Sumo Sacerdote; de donde volverá otra vez a establecer en la tierra su reino de justicia y paz (Fil. 2:6-1; Lc. 1:36-38; 1 P. 2:24; 1 P. 3:18; Ro.5:9; Hch. 2:23-24; He. 8:1; Mt. 26:64).
-El Espíritu Santo es una persona divina; Ejecutivo de la Trinidad; Consolador enviado por el Señor Jesucristo para habitar en el creyente, guiarlo e instruirlo; a redargüir al mundo de pecado, de justicia y de juicio. (Jn.14:15-18; Jn. 16:3; Jn 16:7-11).
-El hombre fue creado originalmente a imagen y semejanza de Dios; cayó por desobediencia, incurriendo así en muerte física y espiritual. Todos los hombres nacen con una naturaleza pecaminosa, hallándose, por lo tanto, desprovistos de la vida divina, y sólo pueden ser salvos mediante la obra expiatoria del Señor Jesucristo. La suerte del impenitente e incrédulo es una existencia perpetua de tormento, y la del creyente de gozo y felicidad eterna (Gn.1:27; Ro 3:23; 1 Co. 15:20-23; Ap. 21:8; Ap. 21:1-4).
-La salvación es una provisión hecha por Jesucristo para todos los hombres; aquellos que lo acepten a Él por la fe son renacidos del Espíritu Santo y reciben el don de la vida eterna, siendo hechos hijos de Dios (Tit. 3:4-7)
-Habrá una resurrección corporal de los justos y de los injustos; los primeros resucitados para la vida y los segundos para juicio (1 Co. 15:20-23; Jn. 5:28-29).
-Creemos que la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, un organismo mas bien que una organización, formada por los redimidos durante la época de la gracia, desde Pentecostés hasta el Segundo Advenimiento del Señor. La edificación de esta iglesia es la obra preeminente de Cristo durante la dispensación actual, de acuerdo con sus propias palabras en Mateo 16:18: "Sobre esta roca yo edificaré mi Iglesia". Puesto que la iglesia es aquel "Pueblo para su nombre", escogido de entre gentiles y judíos, se requiere la mayor y más amplia predicación del Evangelio para la realización de dicho fin.
-Creemos que es de esencial importancia reconocer la unidad y la unión de la verdadera Iglesia como el Cuerpo de Cristo y el medio de su manifestación al mundo. (Mt. 16:18; Hch. 15:14).
-Es la voluntad de Dios que cada creyente sea enteramente santificado mediante la obra del Espíritu Santo, siendo por ella separado del mundo y del pecado y plenamente consagrado a Dios para una vida santa y un servicio efectivo. Esta obra del Espíritu Santo en el creyente, llamada la santificación, se reconoce como una experiencia subsiguiente a la conversión. (1 Ts. 5:23; Hch. 1:8; Ro 6:1-14).
-En la redención del Señor Jesucristo se ha hecho también provisión para la sanidad del cuerpo mortal en conformidad con Su Palabra.
-Según lo expuesto en Santiago, capítulo cinco, la unción con aceite ha de practicarse por la iglesia en el presente siglo. (Mt. 8:16-17; Stg. 5:13-16).
-De acuerdo con las profecías de ambos Testamentos y las promesas a Israel, el reinado Mesiánico y Milenario de Cristo será establecido mediante su propio advenimiento personal y visible a la tierra en poder y gloria. Es ésta una verdad práctica que debe estimular poderosamente la obra de la evangelización y la pureza de vida (He. 10:37; Lc. 21:27; Tit. 2:11-14).
-Las Escrituras enseñan claramente el deber de todos los creyentes de vivir una vida de fe y de sacrificio, y de entregarse continuamente a la oración y la intercesión a favor de otros.
La Alianza Cristiana y Misionera fue fundada el año 1887, en la ciudad de Nueva York, por el Rev. Alberto Benjamín Simpson, pastor presbiteriano de origen canadiense, quien luego de algunos años de ministerio dentro de su iglesia, sintió el llamado a llevar por todo el mundo el mensaje de Cristo en una forma mucho más activa que lo que habían venido realizando las iglesias tradicionales. En 1897 esta organización recibió su reconocimiento legal bajo el nombre de "The Christian and Missionary Alliance".
El Rev. Simpson fue elegido su primer Presidente y Superintendente General, continuando en este cargo hasta su muerte en 1919.
Actualmente, la Alianza Cristiana y Misionera está presente en 54 países, cuenta con más de dos millones de miembros y tiene más de 13.000 iglesias.
Últimas entradas